Únete a amigos
Olvidé mi contraseña

09-2011

Calonge – Sant Antoni de Calonge - Palamós


Calonge se compone de dos partes que encajan entre si y atraen a muchos viajeros que disfrutan del maravilloso paisaje. Por un lado tenemos el encantador pueblo en el interior con sus edificios medievales que rodean el castillo de los Duques de Sessa. Por otro lado tenemos a Sant Antoni de Calonge, que se encuentra directamente en la playa, y tiene muchos admiradores fieles que gozan cada año de sus playas y calas. En total, Calonge cuenta con unos 10.000 habitantes.

La magnífica ubicación en la costa, el clima agradable, y la hospitalidad de la gente contribuyen considerablemente a la popularidad de Sant Antoni. Los hoteles y las pensiones de dos y tres estrellas, a menudo se encuentran a tan solo unos pocos metros de la playa y tienen precios bastante accesibles. También hay una gran oferta de casas y apartamentos de vacaciones. Los amigos del camping pueden elegir entre varios campings perfectamente equipados, que se integran maravillosamente en el paisaje.

La variada línea de costa de Sant Antoni ofrece al visitante directamente “delante de su puerta“ unas playas muy limpias con un buen servicio, y calas románticas como la de Esculles con playa de arena y Roques Planes con playa de piedras. Esta última está muy frecuentada por buceadores. Quién quiere descubrir después de un día de playa la historia y la cultura de la región debería tomarse el tiempo suficiente para recorrer el entorno histórico. Una visita al pueblo de Calonge, con su castillo medieval y la bonita iglesia antigua de St. Martí, siempre vale la pena. Se puede explorar perfectamente a pie. Los muros y las torres del castillo datan aproximadamente el siglo XIII, aunque la construcción se inició ya en el siglo VIII. En aquella época, los habitantes de la Costa Brava tenían que protegerse de los piratas. Por eso, a lo largo de la costa aún se encuentran muchas torres de vigilancia. El castillo es uno de los conjuntos de defensa más antiguo de toda la región. El asentamiento romano de Castell Barri también es de gran importancia, porque se trata de uno de los lugares de hallazgos más espectaculares de la época. Los orígenes de Calonge se remontan a tiempos prehistóricos. Prueba de ello son los numerosos dólmenes y obeliscos en la zona.

Pero Calonge también es un sitio ideal para amantes de los deportes acuáticos. Debido a su agradable clima las condiciones ideales de viento, la mayoría de los deportes acuáticos se pueden practicar durante todo el año. Los bares y restaurantes de la zona invitan a una gran variedad culinaria y a disfrutar de un buen plato típico de la zona. Recomendamos los exquisitos langostinos de la región que satisfacen hasta el más exigente paladar. Al norte de Sant Antoni se encuentra la ciudad portuaria de Palamós. Una visita por la tarde del puerto antiguo es especialmente agradable, ya que hay muchos bares y restaurantes.

En el año 1279, el Rey Pedro III concedió a sus habitantes a través de una carta real el calificativo de asentamiento oficial, aportando un gran auge a la ciudad y beneficio a ambos. El monarca se quedó con el acceso al mar, y los habitantes llevaban una vida rica, activa y refinada. Cuando llegaron los turcos y en tiempos de piratería, se perdió mucho de la prosperidad de Palamós. No obstante, a lo largo de los siglos XVIII y XIX, los habitantes han logrado volver a su buena vida de antes, gracias a la industria de corcho y la pesca. Palamós sigue siendo un lugar que vale la pena explorar.


copyright 2010 - amigos | Notas Legales